Diamantes asesinos. Tres anillos de compromiso que NO deberías aceptar.

4430528262_85ea81b5a6_o

Mi newsfeed de facebook, al igual que el tuyo, se está llenando de diamantes y propuestas de amor eterno. Hemos crecido, ya somos adultos y los adultos suelen casarse; mejor aceptarlo.  Muchas mujeres, si no es que la mayoría,  hemos soñado desde niñas con el momento mágico de la propuesta de matrimonio, con todo el romance y el simbolismo que conlleva el aceptar unir tu vida a quien más amas.  Pero, ¿qué sucede cuando el cuento de hadas nos sobrepasa y nos hace olvidar que los fuegos artificiales, las fotos de revista, la celebración y los  días de fiesta se van a acabar con la luna de miel? Casarse implica, para muchos, la decisión de compartir el resto de la vida con la persona amada, no sólo el corto y emocionante período que pasa entre la propuesta y la marcha nupcial. Y aunque una boda perfecta quizás requiera un año de planeación,  un matrimonio feliz implica toda una vida de esfuerzo, tolerancia, trabajo en pareja y no sé cuántas cosas más; y a los millennials a veces se nos olvida que los anillos de compromiso y las bodas, más que un acto simbólico de amor eterno, son el preámbulo de un largo camino, que no siempre será ni tan brillante ni tan glamoroso como la publicidad de Tiffany & Co.

Y dentro de este asunto hay tres situaciones absurdas que me dan escalofríos, frente a las que creo, cualquier mujer debería decir NO.

 

1. Anillo sorpresa

Pueden llevar dos meses, dos años o dos siglos. Nunca han hablado seriamente sobre un futuro en común, sabes poco de lo que él busca en el mediano o largo plazo y éste no tiene idea de lo que tú buscas. Y de pronto, en un arranque de romanticismo, de apego o peer pressure, se te aparece con la roca brillante en la situación más insospechada. Si a esto le sumas que el acto toma lugar en un lugar público o frente a todos tus amigos y familia, perdón por arruinarte el cuento, pero o estás siendo víctima de un tremendo y baratísimo chantaje, o tu hombre es un ingenuo e inmaduro ser perdido en la realidad moderna.

Porque el ¿Quieres casarte conmigo? Es un mero trámite, una  pregunta de opción múltiple que sólo admite el sí o sí.  Quizás no estás preparada, quizás tienes otros planes, quizás lo amas pero quieres seguir conociéndolo, quizás no te da la chingada gana casarte con él ni con NADIE. El punto es que él no ha sido capaz de tomar en cuenta tus expectativas a futuro, tus planes, tus deseos y sentimientos. Tras la supuesta galantería y el sorpresivo despliegue de romanticismo la verdad es que no ha hecho otra cosa que ponerte entre la espada y la pared, sin siquiera preguntarte antes. Ofrecer un anillo a alguien en estas circunstancias denota un enorme egoísmo. La vida en pareja tendría que empezar con un mutuo y libre acuerdo en el que tanto uno como otro puedan llevar a cabo sus planes, realizarse como individuos, compartir sueños y apoyarse en sus metas.  Y para que eso suceda el diálogo es necesario antes de presionar a la persona que se dice amar, con un acto social de romanticismo hipócrita.

Caballeros: Favor de hablar con sus damas y ser claros con respecto a lo que se busca de la relación en el corto y mediano plazo.

Damas: Favor de hacer lo mismo y recordar que no es manda ni obligación, que por más grande que sea la piedra, tienes todo el derecho a decir que no,  si no estás segura. La mismísima Jane Austen rechazó un par de propuestas de matrimonio doscientos años atrás. Tras siglos de lucha por la emancipación femenina, lo mínimo que las luchadoras sociales esperan de ti, es que te seas fiel a ti misma y busques tu verdadera felicidad.  La esperada fiesta de boda dura cinco horas, el lastre de una mala decisión, puede durar toda la vida.

 

children-ring-584970_1280 (1)

2. Anillo promesa, o pre compromiso.

Disculpen el francés, pero ¿qué mamada es esa?  ¿Me comprometo pero no me comprometo? ¿Te prometo que un día nos vamos a comprometer pero ahorita nomás te lo puedo prometer?  Dice Andrea, una de mis mejores amigas sonorenses, que este anillo es lo mismo que cuando un perro “orina un arbusto”; puro marcar terreno. Si de entrada el anillo de compromiso tiene sus matices machistas al ser indicativo social de que la mujer ya está apartada, o sea no disponible y que nadie se atreva a acercársele —mientras que el hombre no lleva ningún símbolo equivalente durante el período compromiso-boda— el anillo de promesa marca a una mujer cual res por un período de tiempo bastante más largo. No sé si me falta romanticismo o me suena al vil chantaje de un individuo inseguro, porque las promesas se rompen de un día para otro. Este tipo de anillo suelen llevarlo jóvenes de corta edad que aún no se pueden comprometer por diferentes cuestiones (no han terminado sus estudios, aún no pueden pagar una boda, etc.). Así que mientras la roca de verdad llega con todo y fecha factible de bodorrio, te doy una más chiquita pa que quede claro que ya eres mía, mija, y que ningún patán se te puede acercar.  Aquí la pregunta es: ¿Se necesita un anillo para mantener una promesa? ¿O más bien para etiquetar al ganado propio?

La sociedad medieval solía hacer “pre contratos” matrimoniales con los jóvenes nobles para asegurar  tal o cual alianza entre familias, cuando éstos eran aún muy jóvenes para casarse. Quinientos años después, la historia se repite.

 

3. Anillo chicle

Llevas algunos años con tu pareja. Las cosas no marchan muy bien y no te sientes segura dentro de la relación. Pleitos cada vez más constantes y  te preguntas con más frecuencia si no estás perdiendo tu tiempo y lo mejor sería terminar por lo sano para seguir con tu vida. Discuten de nuevo, están a punto de terminar, (o ya terminaron); y al día siguiente se aparece el enamorado frente a ti con una roca de quién sabe cuántos quilates que según él (y quizás, también tú) salvará la relación.

El momento romántico te hace olvidar tu realidad, las felicitaciones de tus amigos y familiares, los diez mil likes en la foto de tu mano con la roca puesta que subiste a instagram, los planes para la bachelorette party, las diez despedidas de soltera, boletos para la luna de miel en el sudeste asiático, preparativos para la boda, el día más especial de tu vida. Piensas en todo, menos en el novio. Al que se supone, acabas de aceptar como tu compañero para toda la vida. Si alguien te pregunta si te quieres casar, la respuesta es obvia. Fiesta elegante, familia y amigos, luna de miel, anillo perfecto, ¿quién no querría lo que siempre soñó? Bueno, pues la realidad es que no te casas sola, querida. Él también importa, o mejor dicho, él es lo más importante de tu decisión.  Mereces estar con alguien con quien, el solo hecho de pensar en pasar el resto de tus días en su compañía, te llene de mil veces  más emoción y alegría que el de una serie de eventos sociales efímeros. Si no es así, hazte un favor y hazle un favor retractándote. Es una decisión dolorosa, pero no más que pasar la vida entera arrepintiéndote.

Si el interesado ofreció una propuesta de amor eterno como salida de emergencia a los problemas  de su relación, o si tú ejerciste presión para que lo hiciera, con la misma idea;  lo más seguro es que el efecto de la aspirina dure lo que la parafernalia social, y una vez en el día  a día, en la vida real, esos mismos problemas regresarán con más fuerza.

 

Que la niña calladita se ve más bonita.

Por otro lado,  ¿qué es esa estupidez de que las mujeres tenemos que ser entes pasivos dentro del asunto del compromiso? Según las costumbres de algunos círculos sociales de nuestro querido y atropellado país,  una niña bien espera como damisela en la torre a que al individuo se le antoje proponer la formalización de la relación; y que ni se le ocurra  a ella insinuar nada porque la gente va a pensar que está “urgida” o  desesperada por casarse. Y cuando éste al fin hace la propuesta, ella está casi obligada a aceptarla, porque es un privilegio que un hombre te solicite como esposa, y quizás sea la única oportunidad que tendrás para pertenecer al selecto grupo de las parejas matrimoniadas. ¿Really? ¿En pleno siglo XXI?

Mujer, si estás en una relación que te hace feliz, con quien te gustaría pasar el resto de tu vida y según tus planes y prioridades sientes que te ha llegado el momento de formar una familia, ¿por qué no decirlo? Si están en la misma sintonía podrán dialogarlo y planear juntos un evento que sin duda será trascendental en la vida de ambos (Ya sea matrimonio, unión libre, o lo que ustedes decidan). Si él no tiene las mismas metas que tú o no está convencido de dar el paso, tendrás que decidir si pese a la diferencia de objetivos sigues en la relación, o lo dejas para avanzar e ir en busca de lo que quieres. Porque no tiene absolutamente nada de malo querer vivir y formar una familia con el ser que amas. Creo que tanto mujeres como hombres deberíamos ser capaces de tomar decisiones consensuadas, libres y claras dentro de nuestra relación (y en todo lo demás de la vida). Que el conocernos más y esperar menos del otro, nos ayudaría a entendernos mejor y evitar desilusiones.

Por lo pronto, a mí ya alguien me reclamó que “No se vale que sólo las mujeres merezcan que alguien planee un momento romántico e inolvidable y les regale un diamante. Los hombres también tenemos derecho a que nos hagan sentir princesas” después de morirme poquito de risa ante tal comentario, confieso que me quedé pensando un buen rato en el asunto y concluí que quizás sea momento de que nosotras empecemos a dar anillo de compromiso a nuestros machos en pro de la igualdad. Marcar al toro, como a la res. ¿Por qué no?

Anuncios

44 pensamientos en “Diamantes asesinos. Tres anillos de compromiso que NO deberías aceptar.

  1. Damaris, Lei tu articulo y sentí el DEBER de hacer mi comentario al respecto. Primero te FELICITO, lo que haces es de grandes. Jamas una mente pequeña lo hará. Segundo, considero que esto de lo que escribes (anillos de compromiso,etc.) es solo UNA de tantas cosas que la SOCIEDAD nos a impuesto (mercadotecnia, comercio, dinero, etc) Cuando, bien lo dices tu, la REALIDAD ES OTRA. Y tercero, Hay valores que hemos olvidado y que por tal motivo nos hemos dejado llevar por los que mas gritan (tv,radio,internet, etc) Por eso CREO que en una relación tanto de Amistad, Noviazgo y Matrimonio, lo MAS IMPORTANTE no es lo que das, te pones, le compras, degustan etc. Sino la PERSONA AMADA y curioso, pero esa misma realidad es con DIOS (una vida Cristiana feliz) Dios es lo mas importante. Happy day Prima!!!!

    Me gusta

    • Fredy! Gracias por compartir tu opinión con respecto al tema y por leerme :D. De alguna manera el amor y la espiritualidad son temas difíciles de dividir. Y bueno, totalmente de acuerdo en que el tema material nos sobrepasa y a veces no nos permite ver el lado escencial de las cosas. Te mando un abrazo grande!!!

      Me gusta

  2. Brillante! Me gusto la redacción del artículo. Ojala sirva para todas aquellas despistadas que le dan tanto valor a una simple argolla. El anillo no debería ni si quiera importarles, lo que importa es un verdadero y fuerte compromiso demostrado con hechos y no palabras u objetos.

    Me gusta

  3. Me encontré tu articulo en el newsfeed de facebook y la verdad que empecé a leerlo por puro morbo. Yo soy de los que piensan que dar un anillo de compromiso es algo que no tiene lógica en si, si no mas bien es algo a lo que estamos casi forzados los hombres. Después de ver precios de anillos y muchos videos que explican que el diamante en si no vale lo que cuesta, si no lo “hacen” costar eso, decidí que con el dinero de un anillo preferiría 10 mil veces irnos de mochilazo a cualquier parte del mundo.

    Pero me llevé la sorpresa que tu articulo no fue lo que esperaba. Yo esperaba que hablaras de medidas de diamantes y que si tal mide menos de tanto no debes aceptarlo. En fin, estoy de acuerdo contigo con que dar un anillo es marcar a tu vaca para que sepan que tiene dueño y nadie se le acerque. Poco se puede esperar de una relación en la cual tienes que apartar a tu chica para que no se vaya con otros.

    Saludos y que viva la igualdad de genero.

    Me gusta

    • cdgar! Gracias por leerme y comentar! Y bueno, me da gusto que al final el artículo no haya sido lo que esperabas haha! Creo que los seres humanos nos apegamos a diferentes simbolismos que si bien pueden ser lindas tradiciones, se convierten en algo muy negativo cuando tomamos parte sólo por compromiso y por quedar bien con la sociedad. No estoy a favor de sacrificar las creencias o convicciones propias, pero a veces es parte del proceso de adaptación de cualquier pareja, pues difícilmente encontraremos a alguien que piense y crea en lo mismo que nosotros. A veces es mejor hacer un esfuerzo y buscar a la persona correcta, con la que la diferencias generen una dinámica interesante y nueva, y no un caos 😉

      Me gusta

  4. Una mujer pidiendo el matrimonio simbolizaria que ella es la que asume responsabilizarse de él y protegerlo cuando nomdebe de ser así,,,el hombre por naturaleza está diseñado para emcargarse y proteger a la mujer y la familia. Cuando empiezan los roles a cambiar pero nomsuxede al 100 el matrimonio se llena de problemas que eventualmente desencadenan una ruptura. Hay que vivir en matrimonio para que se entienda el por qué por tantos años la estructura familiar llevó un protocolo que inicia desde el noviazgo y el hombre siendo el motor inicial y que hoy en día que se está perdiendo por la nueva libertad femenina las familias colapsan. Los simbolismos son importantes porque dan pertenencia y el himbre y mujer sin pertenencia se pierde en la sociedad. Asi como el anillo simboliza un compromiso y no implica que no se rompa, la falta de él pierde una momento mágico que aunque las feministas los nieguen, da un toque de recuerdos e historias qué platicar a nustros nietos. Si la mujer ahra quiere proveer y pedir matrimonio, que lo haga pero la ausencia de ellas en la vida de sus hijos no puede ser ocupada por mas que esté el papá con ellos…suponiendo que sea él el que se quede de amo de casa…

    Me gusta

    • Tu comentario es bueno, casi convincente. Lamentablemente y por tu misma lógica, si los roles del hombre y la mujer evolucionaron por alguna razón, por tu misma lógica las mujeres no deberían trabajar, por tu misma lógica deberían quedarse en casa todo el día para criar a los hijos que tengan con su macho. Por tu misma lógica las mujeres no deberían votar, ni entrar en discusiones de “machos superiores”.

      Vamos, la igualdad de genero no es algo fácil, claro que habrá dificultades, pero mira, si una mujer se propone te aseguro que también va a tener que contarle a sus nietos.

      Saludos

      Le gusta a 1 persona

      • Claro. Estoy de acuerdo..la igualdad no es nada fácil y por eso hay tanto problema, la cosa es que un feminismo extremo da flojera igual que el machismo de los machotes superiores…y simplemente horrorizarse por tradiciones lindas y atacarlas así..también da flojera…la verdad es que sí es padre que te den un anillo, y aunque sea un simbolismo mercadologico..vamos..estoy segura que tú y la escritora del artículo celebrarán aunque sea un simbolismo igual..quizá día de la madre o del niño..que sé yo….y además ..a quién no le gusta que lo elogien con una joya?! Y no es cosa de ser materialista porque nadie aquí no puede serlo si están usando un dispositivo para leer este artículo……asi es que todo mundo es incongruente por opinar en pro a algo y en contra de otro, ya que en algún punto la línea se pasa y se conjuga…..así es que termino diciendo que si aquí las mujeres quieren ser taaann libres que prueben un mes mantener a un hombre que por naturaleza es conchudo..a ver si no se hartan y lo echan de patitas a la calle …y todo inicia por ser ellas las que ahora den el anillo y propongan matrimonio.

        Me gusta

      • MV: Gracias por leer y compartir tu opinión. El artículo no va en contra de ningún simbolismo, ni de los anillos de compromiso como insignia del amor. El artículo habla en contra de ciertas dinámicas de propuesta en las que la mujer puede verse casi obligada a aceptar por respetar las convenciones sociales o ante la presión de un grupo determinado. Nadie se está horrorizando de la tradición como tal. Lo que me parece inaceptable es que en una decisión en la que va por medio el futuro del ser humano, en ocasiones la mujer no sea tomada en cuenta, o ésta decida de manera poco reflexiva ante la parafernalia social que implica un compromiso. Dentro de mi concepto del matrimonio, se trata de un acuerdo perpetuo en el que dos personas comparten sus vidas y forman una familia. No sólo una serie de eventos sociales efímeros. Saludos, y de nuevo, gracias pro leer 🙂

        Le gusta a 1 persona

  5. Me ENCANTÓ todísimo, me hiciste reir demasiado y me recordaste en todas y cada una de las descripciones pedazos de mi relación que estuve a punto de formalizar unos años atrás (soy gay y hasta en los homosexuales aplica la misma chingadera haha). Y en las demás, me recordaste las situaciones de algún o alguna familiar o amig@. Y sí, estoy totalmente de acuerdo con empezar a marcar al toro, como ellos a la res!! Keep up the good work!

    Me gusta

    • Ian, gacias por leer y compartir tu opinión. Es todo un tema este asunto de bodas y anillos, sobre todo en sociedades tan ritualistas como las latinas. Creo que al final lo importante es vivir conforme a lo que uno cree, más allá de lo que la sociedad dicta. Y bueno, tampoco está prohibido seguir los rituales con los que estamos familiarizados desde niños, si es eso en lo que creemos y lo hacemos conscientemente. Con respecto a la dinámica homosexual, creo que es interesantísimo cómo esos mismos rituales, provenientes de una cultura patriarcal, se van adaptando a dinámicas impensables hace algunos siglos. Es parte del proceso hacia la igualdad. Saludos y de nuevo, gracias por leer y comentar!!! 😀

      Me gusta

  6. Me encantó 🙂 Yo soy de esas… estoy casi segura que el día que me case voy a ser yo quien haga la propuesta. Así he sido siempre en el amor. Mucho me han criticado, me han dicho que me voy a quedar sola, que así no deben ser las mujeres, etc. Lo chistoso es que nunca me ha faltado amor en mi vida. Al final, yo soy así y el que quiera compartir su vida conmigo tendrá que amarme POR ESO y no A PESAR de eso. Hay muchos hombres que creen en esta noción del “proceso natural” y el “rol natural” … y no tengo nada contra ellos, finalmente me queda claro que yo no soy para un hombre así ni un hombre así es para mí.

    Le gusta a 1 persona

    • ❤ La diferencia, amiga, es que tú sabes lo que quieres, te sabes libre, y eso a algunos seres humanos les da miedo, porque eliges y trabajas por tu futuro de manera activa, no te conformas con estar detrás del aparador esperando ser elegida. Y el riesgo no es quedarte sola, quizás tomará un poco más de tiempo, pero el día que encuentres a alguien con quien sepas que merece la pena compartir tu vida, tendrás la certeza de que es el correcto, un hombre sin miedo, sin complejos, alguien capaz de ver y disfrutar a la mujer fuerte y poderosa que eres y no sólo no sentirse inferior, sino afortunado.
      Abrazo enorme y felicidades por el exitazo de utterlydisclosed.com 😀 😀 ❤

      Le gusta a 1 persona

  7. Que buen artículo, pero sobretodo, que buena redacción, me atrapó de principio a fin. Estoy completamente deacuerdo contigo Dámaris, el casarse devería ser tomado mucho mas en serio, y las desiciones se toman en pareja, quizá le reste un poco de romanticismo, pero a largo plazo es lo mejor.

    Me gusta

  8. Excelente artículo, Dámaris. Justo así pienso yo acerca de ese tema. Es muy triste ver como existe una sociedad de chicas conformistas, y como ciertamente lo señalaste: “esperando en el aparador, a ser elegidas”, es una tontera! Yo pienso que el matrimonio es mucho más que eso, y segura estoy que el día en que vaya a casarme será porque los dos nos amamos, y los dos así lo queremos!

    Me gusta

  9. wow! Simplemente diste en el punto por el que me discuto a mi misma todos los días.
    Tengo 23 años y mi Facebook es un mar de fotos de anillos y compromisos. Recién en el círculo de amigas que más frecuento se comprometieron 2; yo le comentaba a una buena amiga que ¿qué era lo que estaba pasando? Por que no me estaba sucediendo a mi también, seria que se me esta pasando el tren, cuando es que me va a suceder? y no sé sinceramente comencé a sentirme desesperada y desanimada, sin embargo ahora que leí tu nota encuentro la respuesta a esas preguntas que me hacia, y de verdad mas que sentirme mal, me siento dichosa de poder seguir disfrutando mi vida, sin etiquetas, formalidades, presiones y lo mejor de todo la posibilidad de aprender y elegir lo que es mejor para mi y para lo que quiero construir en el futuro.
    Te aplaudo y a la vez comparto esta nota.
    Felicidades.

    Me gusta

  10. Wooow! Muchas Felicidades! Me gustó mucho tu artículo y tu redacción, definitivamente comparto tu punto de vista, creo que mi novia y yo vamos por buen camino considerando los tiempos que se viven actualmente. Fue un placer leerte. Saludos!!

    Me gusta

  11. Felicidades por este artículo. Vaya que esta sociedad en la que Vivimos es tan agobiante con respecto al compromiso y matrimonio. Y yo soy una valiente que pedio matrimonio y ha sido lo mejor que he hecho, no fue romantico, ni flores y tampoco la gran cena y deje a mi actual esposo mas que sorprendido. Fue una desicion de querer compartír mi vida y mi camino con él cualquiera que este fuera estaba segura que era el hombre indicado y lo ha sido. Mi esposo admira lo que hice y constantemente me repite: eres libre y somos un equipo. Las mujeres no deberian tener tantos temores en expresar lo que desean en alguien ni dejarse llevar por los estereotipos del hombre ideal. La mujer que sabe lo que quiere, como y cuando si existe…… ❤

    Me gusta

  12. Hola! Me gustó el artículo, y yo con mis 31 años puedo decir que ya la “regué” aceptando ese anillo sin pensar y pues el resultado fue un divorcio. Hoy a casi 5 años de esa separación me topo con que de todos modos muchos hombres siguen comportándose de esa manera en que ellos deciden cuando proponer y cuando casarse, y me hizo reflexionar que ahora que tengo más claras las cosas en mi vida, que yo tengo el poder de decidir si aceptar o no algo me doy cuenta que los chavos con los que me he topado quieren algo más “tradicional” o más bien digamos, algo más arcaico. Yo soy de esas chavas que no quiere tener hijos, que quiere una pareja para compartir, que también quiere decidir cuando irse a vivir con su pareja o si acaso volver a casarme, etc. etc. y resulta que no me he topado con un chavo que acepte esas cosas, o quizá sea que ya estoy más grande de la edad que les llama la atención jajajaja pero realmente me divertí leyendo tu opinión. Saludos!

    Me gusta

  13. Debo confesarte que le di muchas vueltas al leer este artículo, me gusta mucho tu blog, pero esta redacción me dio mucho miedo, sentía que iba a haber algo en el que me hiciera sentir insegura. Ya leído puedo confesarte que estoy totalmente de acuerdo, como ahora una adulta-joven (por decir así, aun me da miedo la palabra MUJER) comprometida justo en el momento antes de dar el “SÍ” al aceptar comprometerme viví un lapso en el que vi mi vida desde pequeña hasta ese momento y visualicé mi futuro: estaba él, yo y una familia GRANDE. Nosotros lo habíamos hablado desde hace mucho, recuerdo que fue un año nuevo en el que me dijo que quería dar ese gran paso, vivir juntos, casarnos, formar familia… sigo sintiendo esa gran emoción el compartir ese futuro juntos. Ahora te confieso que no es nada fácil, pero mientras no se pierda el mismo rumbo, no importa si el camino es colina arriba y agotador siempre es bueno contar con una mano que te da fortaleza, soporte y cariño.
    Gracias por recordármelo. ;*

    Me gusta

  14. Te felicito por tu comentario, pero porque siempre poner al hombre de malo, machista y arrogante, porque siempre superponer a la dama “princesa disney” como la que pues si no se casa ahy pobre y si se caso mas pobre.

    Digo, no coincido que nos traten como princesas, pero si como caballeros, que se nos concidere en el espectaculo de boda,porque al final el hombre solo es un adorno mas para la eterna iluvion de un cuentonde hadas de las mujeres y que si hablamos mas en terrenos de igualdad la precion empieza por familiares femeninos de la misma chava, que al final no entirndes si lo hacen por apoyarlas o fregarl@s.

    Solo te pediria si no fuece muy complicado que expucieras el otro lado de la moneda y determinaras los 3 anillos de compromiso que los hombres no devieran ofrecer.

    Me gusta

  15. Muy bueno tu post y definitivamente en ningunos de los casos una mujer que se respete así misma debería aceptar un anillo bajo las condiciones que describiste. El matrimonio es algo serio y se habla con la pareja. Me encanto.

    Me gusta

  16. Damaris,
    Excelente articulo. Desde sus orígenes, ell matrimonio, como muchas otras cosas que pasan en nuestras culturas, surgio a partir de que se requeria una figura en la que “esa” mujer estuviera “prohibida” para todos los demás hombres. Se supone que las mujeres no se pelearían por un hombre… y si se aventaban la aventura y tenían un hijo, es por esa misma razón que el pobre chiquillo era llamado “bastardo”, porque provenía de una relación prohibida.
    Vamos, que el caso de la monogamia es básicamente un asunto de evitar problemas. El divorcio es mal visto porque después no se sabe de qué es quién. Rollos legales.
    Algunas religiones lo manejan con la razón de que, al pasar a otro plano, esa será la pareja con la que se estará… aunque, qué pasa si enviudas? Ahi sí está permitido volver a casarse… Entonces, cuando llegas al otro plano, las almas sí podrán compartir?
    Desafortunadamente veo que muchas mujeres toman el anillo de compromiso como un evento del que ya no hay vuelta para atrás, como si fuera -también- la red con la que tienen seguro al hombre. Así ya no se podrá “desafanar” de la relación, ya ayudará a pagar algunas cosas (ah, porque seguro es bien solidario), dejará de tener amigAs, y ya no saldrá con sus amigOs solteros y sin compromisos, porque “asi debe de ser”
    Anillos de compromiso, argollas matrimoniales, corazoncitos divididos, todos me parecen estéticamente hermosos, sin embargo, como bien lo dices, no dejan de ser una “marca” de la mercancía.
    Ya mejor que nos den una lamida para dejar establecido “el derecho de apartado”, como con el pan.

    Me gusta

  17. Muy buena redacción y estructura, el título me pareció atractivo y despierta la curiosidad, sin embargo, al leer el artículo me encontré con algo distinto a lo que esperaba. Qué agradable es leer posturas como esta en un artículo tan bien hecho, aunque he de decir, desde mi particular punto de vista, que hacia el final noté un dejo de “feminismo extremista comercial” por llamarlo de alguna manera, una postura tan odiada como aclamada en nuestra sociedad en estos tiempos.
    No me considero feminista, sin embargo soy una mujer total y absolutamente a favor de la EQUIDAD de género y coincido completamente con la esencia del artículo, la idea central que presenta y ese llamado a las mujeres (y a todas las personas en general) a “agarrar la vida por los cuernos”, como coloquialmente se dice, y tomar nuestras propias decisiones sin dejarnos intimidar por la sociedad o nuestras propias limitaciones.
    De igual forma soy partidaria y defensora de la idea de que el amor (y por consecuencia el noviazgo y el matrimonio) es una convicción, una decisión real que se toma y se construye cada día, y no un sentimiento ni una mera ilusión romántica que se esfuma al primer indicio de que “se está acabando la magia”.
    Una vez más, muy buen artículo y si bien un par de frases le resultan un poco radicales a la parte más tradicional de mi persona, me alegra saber que hay por ahí muchas personas que, como yo, desean basar su vida en sus propias decisiones y no en convenciones sociales impuestas que, dependiendo de lo que se desee, pueden dificultar el camino hacia la plenitud.
    Saludos 🙂

    Me gusta

  18. Me encanto!! Me caso el proximo año y antes de comprometernos platicamos muchisimo de casarnos, formar una familia, como escribiste es algo de dos. Y de hecho mi novio usa anillo de compromiso, porque como el dijo, esta tan comprometido como yo, y deberian usarlo tanto hombres como mujeres. Saludos!

    Me gusta

  19. Hola. No suelo comentar en ningún blog, la mayoría me cae de hueva al leer el reflejo de sólo lo bueno. Me encantó tu publicación, tu sinceridad y tu fuego. Felicidades, mujer.

    Me gusta

  20. Wow!!!,
    Justamente eres mi alma gemela en serio, es tan penoso ver tanta chava clavada con la idea de boda sin pesar en el compromiso que en realidad es…
    Lo que más me encanta de este blog es darme cuenta que eres una de las pocas mujeres de mente abierta que retan la cultura conservadora Mexicana (puros machines) donde la mujer es solo una res, felicidades!!! Eres un orgullo.

    PD.: Soy de Sonora, tu amiga Andrea esta súper cool, “orinar un arbusto”, ja ja ja así somos los Sonorenses

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s