Lo que perdí cuando mi padre se fue

iskele-2373508_1920

Sí, yo creía que lo había superado. Que siempre iba a extrañarlo pero había conseguido dejarlo ir, que ya podía recordarlo libre de tristeza, agradecida por haberlo tenido en mi vida. Pero quizás porque este es el mes de su cumpleaños, porque afuera hace frío y los días son cortos, o quizás porque este año se cumplen diez de su partida, hace un rato, mientras intentaba ponerle fin a mi parloteo mental con una meditación guiada, apareció frente a mí su imagen nítida, sonriente, usando una gorra, su tez apiñonada, bigote bien delineado. Hace tiempo que no lo recordaba con tanta claridad y ahora no puedo parar de llorar como si a penas nos lo hubieran arrebatado.

Perder a tu padre no sólo implica la pérdida del hombre que te dio la vida, perder a tu padre, para muchas personas implica perder la confianza en la vida, esa confianza plena e inocente de que las cosas van a ir bien. Es de pronto sentirte sola frente a una realidad que cuesta afrontar, sin de la protección infranqueable que él representaba.  Una realidad en la que somos vulnerables, en la que nada es para siempre. Es la renuncia involuntaria a aquel mundo equilibrado, hermoso; libre de angustia, miedo y dolor, en el que creciste.

Perder a mi padre fue el estallido de la burbuja, un cataclismo interno que en su momento tuve que acallar porque, como hija mayor,  implicó ponerme a fuerzas su armadura para protegerme y e intentar proteger a mi familia de miedos que, antes de su partida, nunca imaginé que existieran.

Perder a mi padre fue un derrumbe, y su ausencia implicó vivir años enteros en un estado de alerta constante, atrapada en una respuesta inconsciente de protección tras el trauma de una muerte repentina e injusta.

Pero su partida también me obligó a encontrar fuerzas donde sólo había lágrimas y miedos, implicó aferrarme a su imagen y aprender a valorar la vida y los momentos. Su ausencia me hizo crecer, quizás no de la mejor manera, pero crecer al fin. Aprendí a valorar el tiempo que lo tuve conmigo y a atesorar lo que sembró, y sí, tras años en terapia y mucho autoanálisis, poco a poco me he ido quitando cada una de las piezas de esa armadura que siempre me quedó grande, y con cada pieza que me quito se desprenden de mi cuerpo los miedos, las obsesiones, las tristezas contenidas, y me dejan libre, para crear, para soñar, para vivir.

Escribí en “El Veneno de las Mariposas” que el dolor es pasajero pero las cicatrices son para siempre. Si algo puedo asegurar es que es más fácil lidear con una cicatriz que con una herida abierta y sangrante. Si tu mundo se ha tambaleado tras una pérdida, si el miedo no te deja vivir, si has perdido la confianza en la vida y en ti, busca ayuda. Nadie merece ir por la vida cargando una armadura. Merecemos vivir, por nosotros, y también por ellos.

Anuncios

7 pensamientos en “Lo que perdí cuando mi padre se fue

  1. La filosofía oriental dice que la vida se trata de dolor, y que éste no puede ser evitado: claro que duele que las cosas no salgan como planeamos; duele que lastimen la confianza y, sobre todo, duele perder a un ser amado. Aunque, todo depende de cómo se ven las cosas.
    Sonará absurdo, pero pienso que la mejor manera de rendir homenaje a un ser perdido, es sonriendo. A diario pienso en mis familiares y amigos que ya no están, en las enseñanzas que dejaron, y en lo afortunado que fui por haberlos conocido. Por difícil que sea ahora, vale la pena el dolor por disfrutarlos un tiempo.

    Por cierto, excelente blog. Si algún día lo necesitas, soy diseñador gráfico. Estoy dispuesto a ayudarte sin costo. Saludos. 🙂

    Me gusta

  2. Wow Dámaris, de una manera u otra di con tu blog y leer esto me saco unas lagrimas… Sentí demasiada empatía con estas palabras y a la vez como un chorro de agua fría. Hoy más que nunca he extrañado a mi papá y tus palabras me sirvieron para ser más fuerte. Te quiero mucho y espero que cada día que pase sea más fácil recordar sin tristeza.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s